OOXML: ¿Quién es el Beneficiario?

En la guerra de los formatos ODF y OOXML mucho se ha dicho sobre la ventaja de tener 2 estándares y como supuestamente con 2 estándares el usuario tiene la opción de elegir cuál es el estándar que más le conviene. La pregunta que todos deberíamos hacernos es que es más importante para los usuarios: ¿Poder elegir el formato para guardar los archivos o poder elegir la aplicación de ofimática en la que genera sus documentos de texto, presentaciones y hojas de cálculo?

Tradicionalmente los formatos de documentos generados con aplicaciones de ofimática son dependientes de la aplicación que generó el documento. En general los documentos escritos con MS Word, solo se ven bien con MS Word. Existen aplicaciones de software libre, como OpenOffice.org, que hacen un gran trabajo al abrir los documentos pero no es perfecto porque solo MS conoce al 100% como generar sus documentos.

Es por esto que en el año 2002 en OASIS, organismo de estandarización, los miembros de la industria se unieron para crear un estándar. Es decir las empresas que desarrollan aplicaciones de ofimática decidieron ponerse de acuerdo en la forma de guardar los documentos. De esta manera no importa con aplicación se cree un documento, este se lo podrá abrir desde cualquier otra aplicación que soporte el estándar. Es importante notar que Microsoft era miembro de este comité y decidió salir del mismo porque en ese entonces no le importaba mucho los estándares abiertos.

En el 2006 el estándar ODF es reconocido como estándar ISO después de 4 años de trabajo entre empresas de software y comunidades de software libre.

¿Quién gana y quién pierde con ODF?

El principal beneficiario con un estándar como ODF es el usuario común. Si todas las aplicaciones soportan este estándar, el usuario tendrá una verdadera libertad para escoger la aplicación que más le convenga. Ya sea por motivos técnicos, económicos o simplemente de libertad.

El principal perdedor con ODF es Microsoft. Al ser la empresa que tiene el monopolio de suite de ofimática no le conviene que los usuarios puedan cambiar de aplicación fácilmente porque perderían esta ventaja. Entonces resulta lógico entender porque Microsoft decidió no continuar trabajando dentro del comité técnico de OASIS.

¿Quién gana con OOXML?

OOXML es une estándar hecho para exactamente los miso que ODF: crear hojas de cálculo, presentaciones y documentos de texto. La única supuesta gran diferencia es que OOXML esta hecho para poder convertir documentos de legado de MS Office 97 – 2008. ¿Qué pasa con los documentos que no fueron generados con MS Office, pero sí con otras herramientas?

Siendo la compatibilidad hacia atrás el principal diferenciador de OOXML vs ODF, no existe un mapeo que nos diga como las funcionalidades anteriores de los documentos binarios se ven reflejadas en OOXML. Es decir solo MS conoce esta información y tiene una ventaja competitiva vs sus competidores.

En realidad la compatibilidad hacia atrás no es el mayor diferenciador que existe entre ODF y OOXML. Si bien OOXML hace lo mismo que ODF, su especificación es 10 veces más grande. Existen algunas razones para que sea excesivamente tan grande. Por ejemplo OOXML no usa estándares como SVG para representar gráficos, sino que incluye a VML para representar gráficos.

Claro que también existe otras formas en la que OOXML complica la vida a los desarrolladores. Es interesante leer artículo de des-armonía en OOXML escrito por Rob Weir. De este documento me he permitido extraer la siguiente tabla donde se puede ver la comparativa interesante entre ODF y OOXML:

Format Text Color Text Alignment
OOXML Text <w:color w:val=”FF0000″/> <w:jc w:val=”right”/>
OOXML Sheet <color rgb=”FFFF0000″/> <alignment horizontal=”right”/>
OOXML Presentation <a:srgbClr val=”FF0000″/> <a:pPr algn=”r”/>
ODF Text <style:text-properties fo:color=”#FF0000″/> <style:paragraph-properties fo:text-align=”end” />
ODF Sheet <style:text-properties fo:color=”#FF0000″/> <style:paragraph-properties fo:text-align=”end”/>
ODF Presentation <style:text-properties fo:color=”#FF0000″/> <style:paragraph-properties fo:text-align=”end”/>

Como se puede ver la definición de alineamiento y de color de un texto en ODF es igual para hoja de cálculo, procesador de textos y presentaciones. En el caso de OOXML es completamente diferente entre los tres. Es decir OOXML es innecesariamente complicado.

OOXML es un estándar innecesariamente complicado. No existe ninguna aplicación que soporte todavía a DIS 29500 (versión ISO de OOXML) ya que después del BRM existen varios cambios y el documento final todavía no esta disponible. La única aplicación que se acerca a soportar este inexistente estándar es Microsoft Office 2007.

Entonces Microsoft es el único beneficiario de OOXML ya que es el único que se acerca a tener una implementación completa de OOXML. De esta manera si OOXML se hace estándar ISO tendríamos muchos países podrían utilizar OOXML como norma oficial y se verían obligados a usar MS Office 2007. Como resultado de esto Microsoft se asegura su monopolio por un tiempo más. Quizás hasta que salga OOXML V2.

¿Quién gana con 2 estándares?

Para concluir me gustaría que todos nos hagamos la pregunta de quien es el beneficiario de tener 2 estándares. Actualmente en el mercado existe un monopolio de programas de ofimática con MS Office. Lo ideal para la sociedad es que no existan monopolios y todos deberíamos remar en esa dirección.

El tener un solo estándar y que todas las aplicaciones lo soporten, nos garantiza como usuarios la posibilidad de elegir con que herramienta trabajar. Al tener 2 estándares es más complicado que todas las herramientas soporten al 100% los 2. Conociendo que existe un monopolio y que la aplicación ofimática de este monopolio solo soporta uno de los 2 estándares (OOXML), es lógico entender quien es el principal beneficiario con 2 estándares de ofimática.

Artículos relacionados

  • No existen artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.