Botellas Retornables vs Desechables

Recientemente tuve un almuerzo familiar y teníamos la responsabilidad de comprar bebidas. Con la Melco siempre tratamos de utilizar una botella retornable para no generar basura. Cuando llegamos a la reunión fuimos los únicos que no llevamos una bebida en botella desechable. Incluso personas que tienen consciencia ecológica llevaron gaseosas en botellas desechables.

Claro es muy cómodo, no me tengo que preocupar por llevar la botella de regreso a la casa. Esto suele ser un problema, por ejemplo ya son 2 veces que nos olvidamos la botella en la casa de la abuelita de la Melco. A pesar de que en toda la reunión siempre trataba de acordarme de la botella, en los últimos 10 minutos nos olvidamos de llevarla de regreso. Seguramente hace unos 10 años no hubiéramos tenido este problema ya que las abuelitas hubieran tenido una botella retornable vacía que intercambiaríamos al inicio de la reunión dejando la botella vacía en el carro.

Este incidente me hizo recordar que cuando en nuestra casa queríamos comprar agua, siempre íbamos a la tienda de la esquina con una botella retornable en cada mano. Es algo lógico, al momento de comprar, se paga por el líquido más no por la botella, para que comprar una botella que probablemente no la voy a volver a usar.

Sigue leyendo

Artículos relacionados

  • No existen artículos relacionados

Recordando el primer FLISOL

Todavía me acuerdo de nuestro primer FLISOL en el 2005. Cuando con Xavier Paéz (Krosto) empezábamos a organizar este gran evento. Recuerdo que en una de las primeras reuniones presenciales en Quito en casa de de Krosto solo estuvimos los 2. Parecía muy complicado coordinar un evento solo entre 2 personas pero decidimos asumir el reto, lo peor que podría pasar es tener un evento pequeño.

En el primer FLISOL existía el requisito que participen por lo menos 2 ciudades por país En ese entonces yo vivía en Cayambe (ciudad pequeña cercana a Quito), pero viaja constantemente a Quito. En ese entonces tenía 6 meses de graduado de la universidad y era free lance (sub empleado), pero tuve la suerte de que mi papá me apoyó mucho y me dediqué tiempo completo al FLISOL. Así que cerca de 3 meses de mi vida fueron dedicados a coordinar este gran evento y mucho de este tiempo lo pasé en bus entre Quito y Cayambe.

Sigue leyendo

Artículos relacionados